10 may. 2018

¿Por qué mi Hamster se Come sus Heces?


Seguramente has visto, alarmado, que en alguna ocasión tu hamster almacena sus propias heces en sus abazones, o se ayuda tirando de su boca para expulsarlas y luego comérselas. Este acto, que nos puede parecer de mal gusto, es una conducta propia de los hamsters y roedores (entre otras especies) denominada coprofagia.

¿Qué es la coprofagia?
La coprofagia es, precisamente, el acto de comer heces. Hay animales cuya dieta única y exclusiva se basa en este "alimento", los que son llamados coprófagos; pero solo se reducen a un número limitado de insectos como algunos escarabajos.

Por otro lado, existe un gran número de animales que practica la coprofagia, siendo ésta no su dieta principal, como es el caso de los roedores y conejos.

¿Por qué comer heces?
Los animales con dietas basadas principalmente en elementos vegetales ricos en fibra (como los hamsters que son granívoros), tienden a tener problemas con la digestión de estos alimentos debido a que son muy lentos y difíciles de digerir; sumándole a esto que el metabolismo de ellos es bastante rápido, resulta que hay muchos nutrientes que no se alcanzan a absorber.

Frente a este problema, los herbívoros han desarrollado ciertas adaptaciones, como lo es el tener una rica flora en el tracto digestivo capaz de descomponer el material vegetal en nutrientes que el cuerpo sí pueda absorber. Lamentablemente esto sucede casi a finales de la digestión y no se alcanzan a interiorizar todos estos elementos a tiempo.

En compensación, los animales se han adaptado de dos formas. Tenemos a los rumiantes, por un lado, que mastican y tragan su comida y luego de que está parcialmente digerida la regurgitan, para volverla a masticar y tragar, comiéndola así dos veces.

Los roedores, por otro lado, no tienen un sistema digestivo tan sofisticado como el de los rumiantes, por lo que deben hacen algo similar, solo que en vez de regurgitar su alimento hacen el ciclo completo dos veces. Entonces es cuando empezamos a hablar de coprofagia, o mejor dicho, cecotrofia.

¿Qué es la cecotrofia? ¿Cual es la diferencia con la coprofagia?
La cecotrofia es el acto de comer los cecotrofos, los que son deposiciones blandas de comida parcialmente digeridas, ricos en vitamina B12, ácido fólico y nitrógeno; que al ser excretadas son consumidas inmediatamente. Es decir, la cecotrofia es el consumo directo de las heces suaves directamente del ano, aunque a veces también lo pueden hacer desde el suelo.

Por otro lado, la coprofagia es el acto de comer heces, propias o no, ya digeridas por el animal que las emitió. Por lo que estrictamente hablando, los hamsters practicarían la cecotrofia y no la coprofagia.

Es importante mencionar, que la digestión de un alimento se realiza solo dos veces, por lo que se comen exclusivamente sus heces una vez: el cecotrofo. Luego de la segunda digestión, se excreta la materia fecal como tal, siendo ésta más oscura, seca y dura que el cecotrofo y no es consumida.

¿Debo quitarle o darle heces para que coma?
No es necesario que interfieras con este proceso, es poco probable que veas los cecotrofos ya que la mayor parte de las veces son ingeridos inmediatamente después de eliminarlos. NO debes darle a comer heces, porque como mencionamos anteriormente, solo consumen sus propios cecotrofos. Tampoco te preocupes por eliminarlas durante el aseo de su jaula, no es necesario tener una "reserva", ya que la cantidad de heces consumida varía con la edad, salud y dieta, por lo que solo comerá lo que necesite en ese momento.

¿Puedo evitar que haga esto?
No, aunque te parezca desagradable, este proceso es sumamente necesario en su alimentación. Tu pequeño solo está completando su proceso digestivo que le permite maximizar la absorción de nutrientes. Interferir en ello puede traer problemas de salud y desnutrición.

26 mar. 2018

Adoptar un Hamster


Elegir una nueva mascota debe siempre ser un proceso premeditado, que incluya informarse sobre el animal deseado, sus cuidados, su alimentación y hábitat; conseguir los elementos necesarios para su vivir a diario y conocer qué tipo de veterinario necesita, dónde encontrarlos y cuánto dinero necesitaremos para su mantención. 

Una vez sabemos qué animal queremos, solemos dirigirnos a las tiendas de mascotas a escoger el ejemplar que mejor nos parezca, que sea joven, sano y lindo. 
Pero esta no es la única vía de adquirir una mascota, así como dice un mensaje muy difundido "no compres, adopta", también podemos conseguir un pequeño de forma "gratuita". 

Sin embargo, este animalito que decidiremos adoptar no será necesariamente joven, o lindo... o sano. 
Muchas veces veremos animales víctimas de maltrato, enfermos, con incluso traumas por su antigua vida. Animales que están sufriendo y que, con la adopción, podremos darle una oportunidad de tener una vida decente, y de paso enmendar de algún modo lo que nuestra misma especie le ha hecho a ese pequeño. 

Por lo mismo, adoptar ya no se trata de nosotros, de que queramos una mascota; se trata de ellos, de esos animales que han sufrido injustamente por la inconsecuencia de un ser humano. Se trata de brindar apoyo, de prestar una mano, de mostrar empatía.

Aún así, adoptar a cualquier animal víctima de maltrato no es tarea fácil, requiere de gran paciencia, cariño y conocimiento de la especie. Estos animalitos muchas veces pueden ser impredecibles, agresivos, que necesiten costosos tratamientos médicos y que incluso después de todo lo que le has dado nunca lleguen a mostrarte una pizca de cariño. Más aún, es posible que pese a todos tus esfuerzos, el pequeño esté tan mal que no sobreviva por mucho tiempo. 

Adoptar sin duda es una tarea loable, pero que no recomiendo para personas que recién se están internando en el mundo de los hamsters. Es mejor dejarlo para quienes ya tienen experiencia y saben qué es lo que deben hacer, o al menos en parte.

Si eres nuevo en esto, y aún así piensas adoptar un pequeño en este contexto, solo puedo recomendar informarte lo más que puedas y que estés preparado tanto para lo bueno, como lo malo.

Quizás sea importante destacar que esto no es para disuadirlos de adoptar pequeños, ni minimizar las campañas de adopción tan difundidas actualmente (aunque quizás más enfocadas en mascotas tradicionales como perros y gatos). Es para recordarles el lado B del asunto, que no todo es tan bonito y que, si nos adentramos en el mundo de la adopción, tenemos que estar preparados como corresponde para enfrentar los problemas que nos puedan venir y que no nos tomen por sorpresa. 

4 ene. 2018

Hablemos Sobre la Agonía


Todos los seres vivos en algún momento tienen un final, la muerte es parte de la vida y como tal, también le llegará un día a nuestros pequeños. En este post hablaremos sobre la agonía, ese momento antes del deceso de nuestras mascotas, el que algún día nos tocará vivir y espero, que con esto, les sea más fácil conllevar ese proceso que es tan doloroso para nosotros.

La esperanza de vida de un hámster varía entre los 1,5 y 4 años aproximadamente, siendo los hamsters sirios los que suelen vivir más, en comparación con los hamsters enanos. Con esta información, podremos hacer un estimado de cuándo podemos esperar naturalmente este proceso, el cual sólo debiese darse en hamsters muy ancianos. Sin embargo, cuando hay enfermedades crónicas asociadas a nuestra mascota, o por factores genéticos muchas veces producidos por la endogamia, es posible que su esperanza de vida se vea considerablemente reducida y su fallecimiento nos tome por sorpresa.

Debido a mis años criando hamsters, he visto la agonía de cerca incontables veces, y puedo decir que no es algo predecible, si bien uno sabe que su pequeño ya es anciano, no hay algo que nos "avise" antes de que suceda. Así mismo, el proceso puede variar ligeramente entre cada hamster, especialmente en el tiempo en que dura la agonía. He visto pequeños agonizar durante horas, y otros que se van en cuestión de minutos. A veces también ocurre que nuestros hamsters fallecen durante el sueño, evitando que notemos la agonía como tal. Personalmente, prefiero este último escenario.

¿Cómo sé si mi hamster está agonizando?
A continuación, trataré de definir los sucesos de la agonía generalizados en dos fases, la temprana y la tardía, cabe destacar que esto sucede similar en todas las especies y te ayudará a identificarlo no solamente en hamsters.
Fase Temprana:
Notaremos a nuestro pequeño decaído, muchas veces en su nido o echado en algún rincón de su jaula, no querrá comer ni beber, se verá más delgado de lo habitual, pareciera que tiene un sueño muy pesado que le impide reaccionar con claridad. No responde correctamente a los estímulos y puede que intente moverse cuando lo toques.
A veces pareciera que responde "atrasado" a lo que sucede, como intentar comer después de varios segundos de haber acercado la comida a su boca. Su temperatura corporal se encontrará reducida y su respiración también.
Esta fase es la que más dura, pero no podremos hablar de un tiempo estimado en minutos, ya que, como dije anteriormente, dependerá de cada hamster.
Fase Tardía:
Nuestro hamster estará completamente desconectado de estímulos externos, no reaccionará aunque le cojamos. Estará muy frío y sin movilidad, a veces aún quedan residuos de esos movimientos "atrasados" que describí en la fase temprana. Lo más característico es que tendrá los ojos muy abiertos y respirará con mucha fuerza, como si le faltara el aire, demarcando completamente su pecho y con la boca abierta. Con cada respiración notarás una especie de hipo, un ruido sordo que se queda en su garganta y, tras un rato de tener esta respiración muy característica (denominada gasping) lanzará su último aliento; una inspiración muy grande, a veces seguida de un ruido similar a un eructo.
Una vez esto suceda tu pequeño habrá fallecido.

Aquí les dejo un vídeo, propiciado por Nanci Cordova, de un hamster en la fase tardía de la agonía. Le agradecemos por su aporte y les recomendamos verlo con discreción, ya que es meramente con fines educativos.



¿Qué hacer si mi hamster está agonizando?
Lo más importante será siempre mantener la calma, a estas alturas no servirá llevarle a un veterinario, a menos que consideres conveniente aplicar la eutanasia para evitar que su agonía se prolongue por mucho tiempo. Será bueno que le acompañes hasta su deceso, puedes cogerle en brazos o rodearle con una manta, esto te ayudará a despedirte de él, vivir el duelo, prepararte para su pérdida y darle compañía en ese último momento de vida.

¿Qué hago después de que mi hamster fallezca?
Puedes dar tu última despedida y realizar su entierro o cremación. Es importante no esperar tanto tiempo para esto, ya que el cuerpo no se mantendrá en buenas condiciones por muchas horas.

¿Cómo diferencio la agonía de la hibernación?
La principal diferencia entre ambas es que la hibernación sólo queda como un profundo sueño, por lo que puede ser confundida con la fase temprana, pero no con la tardía. Si estimulas a tu hamster y éste sí reacciona, es porque estaba hibernando. De todos modos aquí explicamos con claridad la hibernación, por lo que te recomendamos echarle un vistazo.

Para finalizar, la pérdida de un ser querido es dura, es algo que inevitablemente sucederá pero que siempre deseamos aplazar. Nuestra recomendación como blog, y como personas, es que lo tomes con calma, te des tu tiempo, no te guardes nada, llora todo lo que quieras y luego, sigue adelante. Vivir el duelo es importante, no lo reprimas.
Muchos ánimos a todos nuestros lectores que han perdido a un pequeño.