15 jul. 2018

¿Son Peligrosas las Mordeduras de mi Hamster?


Esta es una pregunta muy habitual que se da entre nuevos dueños de hamsters y esperamos que con este post sus dudas puedan ser solucionadas a cabalidad.

Cuando adquirimos un hamster, sobretodo si es un hamster enano, es muy posible que nuestra primera interacción con él termine frustrada por una mordida. Ésta puede ser leve, como un apretón, o muy fuerte, haciéndonos sangrar. Si bien esto puede resultarnos frustrante (y doloroso) es necesario que comprendamos a nuestro pequeño y tomemos las medidas que sean necesarias para que no se transforme en un episodio recurrente.

¿Por qué muerden los hamsters?
Es importante tener en cuenta que los hamsters no son animales agresivos,  y si se comportan de ese modo, es muy posible que padezcan un estrés severo. Un hamster sano siempre morderá por miedo, ya que es su método de defensa natural ante los depredadores. No debemos olvidar que los hamsters son animales prácticamente ciegos, y que por ello nos es relativamente fácil tomarlos por sorpresa y, en consecuencia, asustarlos.
Esto también nos lleva al segundo motivo por el cual muerden, ya que al ser ciegos tienen sus otros sentidos mucho más desarrollados, principalmente el olfato, por lo que si nos sienten olor a comida en las manos puede que se confundan y crean que los vamos a alimentar.

Entonces, ¿Qué puedo hacer para evitar que mi hamster me muerda?
Lo más importante es ganarte su confianza. Si lo adquiriste hace poco debes tenerle paciencia, los lazos no se forman de la noche a la mañana. Debes darle una semana al menos para que se acostumbre a su nuevo hogar y luego, de apoco sociabilizar con él. Si todo sale bien, podrán construir una buena relación donde él confíe plenamente en ti. (véase adiestramiento)

También es importante que no lo cojas por sorpresa, cuando quieras tomarlo debes acercarte a él lentamente para que tenga tiempo de notar tu presencia; no le cojas cuando está dormido o alimentándose, puesto que interrumpir en su rutina diaria lo alterará. (véase manipulación)

Por último, lo ideal es que siempre te laves las manos antes de tomarlo, así evitarás tener olores que puedan confundirlo y hacerle creer que tienes alimento o algo desagradable en tus manos. Esto es muy importante cuando tienes animales más grandes en casa. Si has acariciado a tu perro y luego vas a ver a tu hamster, éste sentirá el olor de un predador más grande y se pondrá en alerta.

Mi hamster me muerde muy a menudo, ¿Cómo hago que deje de hacerlo?
Como mencionamos anteriormente, no es normal que un hamster sea agresivo, por lo que en primer lugar debemos buscar la causa de su comportamiento.
Si tu pequeño es un hamster de Campbell , entonces puede que sea parte de su naturaleza, ya que ésta es la especie más agresiva y difícil de domesticar. Aún así, es importante evaluar si nuestro pequeño está estresado por algún motivo (si su jaula es muy pequeña, no respetan su sueño diurno, no le dan intimidad, entre otros).
Una vez determinemos que nuestra mascota está sana, solo queda ganarnos su confianza! Trabaja en ella a diario desde el momento en que lo adoptes para poder acostumbrarlo desde un inicio a tu compañía. Por mientras, puede ser una buena idea usar guantes de lana para cogerlo, así no nos dolerá si nos muerde en el trascurso.

NO castigues a tu hamster después de que te muerda, esto solo lo hará ser más agresivo contigo y considerarte como una amenaza. Si te muerde solo debes dejarle tranquilo en su jaula, darle su espacio.

¿Son peligrosas las mordidas de hamster?
Ahora que hemos contextualizado, procederemos a responder la pregunta principal del post. ¿Es peligroso que mi hamster me muerda? ¿Puede contagiarme alguna infección? ¿Qué hago si me muerde?.

Comencemos por aclarar que si la mordedura no es lo suficientemente fuerte como para causar sangrado, entonces no hay absolutamente nada de lo qué preocuparse y solo basta con lavarse las manos luego del accidente. Es muy importante recalcar que el que el 97,5% (1) de las mordeduras de hamster son completamente inofensivas y no suponen un riesgo para la persona que las sufre, aún si éstas puedan ser más profundas y causen sangrado.

Si la mordedura es de éste último tipo, es importante que te laves bien las manos, apliques algún antiséptico (como povidona) como precaución y detengas el sangrado con un algodón o curita. En general, los cuidados llegan hasta ahí y no hay ninguna otra complicación.

Dentro de las complicaciones, existe un 2,5% de casos donde se presentaron reacciones alérgicas a la saliva del hamster, causando una hinchazón de la zona. Si ésta es tu situación, basta con tomar antihistamínicos orales para revertir la situación. En caso de que se presente una reacción alérgica más potente (cosa muy rara), puede que sea necesario que acudas a consulta médica.

En este mismo ya mencionado 2,5%, también existe la probabilidad de que el pequeño te contagie un par de enfermedades, entre ellas infecciones bacterianas por Acinetobacter spp, Pasteurella aerogenes, Pasteurella pneumotropica; virales por el virus de la coriomeningitis linfocitaria; y tétanos. Siendo recién nacidos y lactantes los más susceptibles a la infección. Aún así, debo destacar de sobremanera que estos son casos extremadamente raros, y que involucran hamsters que, o son silvestres, o han tenido contacto con roedores silvestres (como ratones, por ejemplo). Un hamster sano, nacido y criado en cautiverio, nunca nos contagiará nada.
Si te ha mordido un hamster silvestre o que crees tenga una enfermedad importante, al estar contagiado presentarás síntomas similares a los de un resfrío y será necesario que acudas a consulta médica.

------------
REFERENCIAS
1.- Jofré M., Leonor, Perret P., Cecilia, Abarca V., Katia, Solari G., Verónica, Olivares C., Roberto, & López Del P., Javier. (2006). Recomendaciones para el manejo de mordeduras ocasionadas por animales. Revista chilena de infectología, 23(1), 20-34. 

10 may. 2018

¿Por qué mi Hamster se Come sus Heces?


Seguramente has visto, alarmado, que en alguna ocasión tu hamster almacena sus propias heces en sus abazones, o se ayuda tirando de su boca para expulsarlas y luego comérselas. Este acto, que nos puede parecer de mal gusto, es una conducta propia de los hamsters y roedores (entre otras especies) denominada coprofagia.

¿Qué es la coprofagia?
La coprofagia es, precisamente, el acto de comer heces. Hay animales cuya dieta única y exclusiva se basa en este "alimento", los que son llamados coprófagos; pero solo se reducen a un número limitado de insectos como algunos escarabajos.

Por otro lado, existe un gran número de animales que practica la coprofagia, siendo ésta no su dieta principal, como es el caso de los roedores y conejos.

¿Por qué comer heces?
Los animales con dietas basadas principalmente en elementos vegetales ricos en fibra (como los hamsters que son granívoros), tienden a tener problemas con la digestión de estos alimentos debido a que son muy lentos y difíciles de digerir; sumándole a esto que el metabolismo de ellos es bastante rápido, resulta que hay muchos nutrientes que no se alcanzan a absorber.

Frente a este problema, los herbívoros han desarrollado ciertas adaptaciones, como lo es el tener una rica flora en el tracto digestivo capaz de descomponer el material vegetal en nutrientes que el cuerpo sí pueda absorber. Lamentablemente esto sucede casi a finales de la digestión y no se alcanzan a interiorizar todos estos elementos a tiempo.

En compensación, los animales se han adaptado de dos formas. Tenemos a los rumiantes, por un lado, que mastican y tragan su comida y luego de que está parcialmente digerida la regurgitan, para volverla a masticar y tragar, comiéndola así dos veces.

Los roedores, por otro lado, no tienen un sistema digestivo tan sofisticado como el de los rumiantes, por lo que deben hacen algo similar, solo que en vez de regurgitar su alimento hacen el ciclo completo dos veces. Entonces es cuando empezamos a hablar de coprofagia, o mejor dicho, cecotrofia.

¿Qué es la cecotrofia? ¿Cual es la diferencia con la coprofagia?
La cecotrofia es el acto de comer los cecotrofos, los que son deposiciones blandas de comida parcialmente digeridas, ricos en vitamina B12, ácido fólico y nitrógeno; que al ser excretadas son consumidas inmediatamente. Es decir, la cecotrofia es el consumo directo de las heces suaves directamente del ano, aunque a veces también lo pueden hacer desde el suelo.

Por otro lado, la coprofagia es el acto de comer heces, propias o no, ya digeridas por el animal que las emitió. Por lo que estrictamente hablando, los hamsters practicarían la cecotrofia y no la coprofagia.

Es importante mencionar, que la digestión de un alimento se realiza solo dos veces, por lo que se comen exclusivamente sus heces una vez: el cecotrofo. Luego de la segunda digestión, se excreta la materia fecal como tal, siendo ésta más oscura, seca y dura que el cecotrofo y no es consumida.

¿Debo quitarle o darle heces para que coma?
No es necesario que interfieras con este proceso, es poco probable que veas los cecotrofos ya que la mayor parte de las veces son ingeridos inmediatamente después de eliminarlos. NO debes darle a comer heces, porque como mencionamos anteriormente, solo consumen sus propios cecotrofos. Tampoco te preocupes por eliminarlas durante el aseo de su jaula, no es necesario tener una "reserva", ya que la cantidad de heces consumida varía con la edad, salud y dieta, por lo que solo comerá lo que necesite en ese momento.

¿Puedo evitar que haga esto?
No, aunque te parezca desagradable, este proceso es sumamente necesario en su alimentación. Tu pequeño solo está completando su proceso digestivo que le permite maximizar la absorción de nutrientes. Interferir en ello puede traer problemas de salud y desnutrición.

26 mar. 2018

Adoptar un Hamster


Elegir una nueva mascota debe siempre ser un proceso premeditado, que incluya informarse sobre el animal deseado, sus cuidados, su alimentación y hábitat; conseguir los elementos necesarios para su vivir a diario y conocer qué tipo de veterinario necesita, dónde encontrarlos y cuánto dinero necesitaremos para su mantención. 

Una vez sabemos qué animal queremos, solemos dirigirnos a las tiendas de mascotas a escoger el ejemplar que mejor nos parezca, que sea joven, sano y lindo. 
Pero esta no es la única vía de adquirir una mascota, así como dice un mensaje muy difundido "no compres, adopta", también podemos conseguir un pequeño de forma "gratuita". 

Sin embargo, este animalito que decidiremos adoptar no será necesariamente joven, o lindo... o sano. 
Muchas veces veremos animales víctimas de maltrato, enfermos, con incluso traumas por su antigua vida. Animales que están sufriendo y que, con la adopción, podremos darle una oportunidad de tener una vida decente, y de paso enmendar de algún modo lo que nuestra misma especie le ha hecho a ese pequeño. 

Por lo mismo, adoptar ya no se trata de nosotros, de que queramos una mascota; se trata de ellos, de esos animales que han sufrido injustamente por la inconsecuencia de un ser humano. Se trata de brindar apoyo, de prestar una mano, de mostrar empatía.

Aún así, adoptar a cualquier animal víctima de maltrato no es tarea fácil, requiere de gran paciencia, cariño y conocimiento de la especie. Estos animalitos muchas veces pueden ser impredecibles, agresivos, que necesiten costosos tratamientos médicos y que incluso después de todo lo que le has dado nunca lleguen a mostrarte una pizca de cariño. Más aún, es posible que pese a todos tus esfuerzos, el pequeño esté tan mal que no sobreviva por mucho tiempo. 

Adoptar sin duda es una tarea loable, pero que no recomiendo para personas que recién se están internando en el mundo de los hamsters. Es mejor dejarlo para quienes ya tienen experiencia y saben qué es lo que deben hacer, o al menos en parte.

Si eres nuevo en esto, y aún así piensas adoptar un pequeño en este contexto, solo puedo recomendar informarte lo más que puedas y que estés preparado tanto para lo bueno, como lo malo.

Quizás sea importante destacar que esto no es para disuadirlos de adoptar pequeños, ni minimizar las campañas de adopción tan difundidas actualmente (aunque quizás más enfocadas en mascotas tradicionales como perros y gatos). Es para recordarles el lado B del asunto, que no todo es tan bonito y que, si nos adentramos en el mundo de la adopción, tenemos que estar preparados como corresponde para enfrentar los problemas que nos puedan venir y que no nos tomen por sorpresa.